Novia_Cordoba
Novia Curiosa Marzo 2013 Málaga

Embarazo, aborto y la frialdad del ginecólogo/a.

Novia_Cordoba, el 12 de Septiembre de 2019 a las 02:40 Publicado en el Grupo Futuras Mamás 0 18
Guardado
Responder

Hola. Escribo aquí en casa, por la noche, por desahogarme y con la intención de que estas palabras alienten a esas personas que como yo en su momento, se sintieron perdidas y se metieron en google y llegaron a este foro porque nadie sabía darles las respuestas.


Ante un aborto lo único que necesitas que te digan es "no estás sola". Pero que difícil es oir esas palabras.


No las oyes de tus amigas, que sólo te cuentan las bondades de su embarazo, o como mucho esos malos momentos que finalmente merecieron la pena, pero nunca cuentan embarazos infructuosos que las jodieron como mujer y que no valieron la pena, porque lo único que hicieron fue destrozarlas. Eso no cabe en la aburrida tertulia femenina de la maternidad perfecta.


Luego está tu pareja, indiferente como el espectador de un reality, indolente, que dice estar ahí para lo que necesites pero realmente no está ahí, está fumando sentado al otro lado de la barrera del dolor y de la pérdida de la autoconfianza. No sabe lo que es, no lo ha sentido, y ese niño no era para él más que una noticia a su familia, una ilusión sin forma o un lapso en el tiempo. No era nada, por lo que si no llega a verle, continúa igual. Nada ha cambiado en su micromundo.


Y luego están esos seres que se sientan con batas en frente de nosotras. Esos seres con mirada perdida y vacía que nos cuentan que el niño no se ha formado, o que se le ha parado el corazón, o que no ha crecido, y nos informan vagamente de lo que supone un tratamiento médico o quirúrgico y nos hacen firmar mientras estamos en shock un consentimiento que los exima de responsabilidad alguna. En este coche cuesta abajo y sin frenos ojo, decide y firma que tú eres el único conductor. La única que decide.


En el momento que te sientas en frente de esas batas con mirada perdida dejas de ser mujer, yo al menos me he sentido así, y te conviertes en un saco de patatas, vacío o lleno.

Vivo en Córdoba, y tras mi visita a unos afamados hermanos ginecólogos y a una joven ginecóloga que todos recomiendan en San Juan de Dios, me he sentido así, como un saco de patatas ambulante con útero.

Ha coincidido que ambos me han mirado así con ese desdén y esa indiferencia que me ha hecho trasladarme de mujer a masa de carne portadora de saco gestacional vacío. Así de simple. Ni una palabra de apoyo, ni una mirada, ni un gesto. NADA. Una indiferencia que he tratado de cargarme en los hombros y soportar, y que hoy, finalmente, me ha hecho derrumbarme.

Me han dado unas pastillas para abortar y he pasado los peores días de mi vida sentada en el baño y en la más completa soledad. Un día tras otro, expulsando coágulos. Sabía lo que iba a pasar, que sucedería, no por ningún doctor, sino por este foro. Gracias a que leí vuestras experiencias me anticipé a lo que iba a pasarme, supe que me encontraría y como me sentiría, y no tuve miedo ante todo lo que viví. Ningún doctor con todos sus años de carrera se molestó en comentarme nada. Una vez más, tuve que encontrarlo en Internet.


Sé que este relato puede parecer triste, pero no os quedéis con eso. Lo único que quiero incidir con él en que estamos dando por sentado y aceptando un trato que no merecemos. Estamos aceptando que se nos trate como clientes y no como pacientes tanto en la sanidad pública como en la privada. Que aceptemos esa distancia del médico que no quiere implicarse emocionalmente y nos trata peor que un veterinario a un perro. Que recojamos el mensaje de que por haber sufrido un aborto, por no estar embarazadas, no merecemos un trato mejor. Son excelentes con las embarazadas que no presentan problemas. O con aquellas que presentan problemas que pueden solventar. Pero el resto, merecen una consulta rápida y una mirada en el horizonte. Eso es lo que merecen. Que equivocados están, cuando la grandeza de un médico se mide en las dificultades y no en los embarazos perfectos. En cada aborto, en cada mujer con problemas se mide la eficiencia de un médico. Un embarazo que va como la seda puede llevarlo cualquiera, no hace falta que sea el mejor.

Nadie piensa en como te sientes en San Juan de Dios esperando las pastillas abortivas rodeada de embarazadas recibiendo consejos de como amamantar, y viendo en frente de tu asiento una imagen gigante de una embarazada y al otro lado, 5 chicas sonrientes. Un lumbreras quien decoró la sala de urgencias. Muestra la misma empatía que los ginecólogos que trabajan allí.

La única persona a la que agradecería su labor es a la matrona de la seguridad social, Marta, que me habló, me cogió de las manos y me miró como desearía que lo hubiesen hecho las personas que me dieron el misoprostol. Con humanidad, algo más potente en medicina que los títulos y los conocimientos., y no dudo que Marta en conocimientos y profesionalidad barre a muchos. Pero posee algo más valioso, la HUMANIDAD para tratar a personas con el útero y el alma hecho trizas.

Y a vosotras, a todas las que escribísteis aquí cuando estábais mal y contásteis no solo lo bueno, sino lo crudo y la realidad de vuestra experiencia. Y como salísteis. Y cmo fue todo bien después. Gracias de corazón.


A todas las que leáis esto NO ESTÁIS SOLAS, esto pasa mucho, a muchísimas personas y todas salen y encuentran la felicidad, de verdad. No sois bichos raros, mutantes ni una prenda con taras. Pero rodearos de profesionales competentes que más allá de conocimientos tengan empatía, humildad y respeto por quién se sienta en frente. De verdad. De nada sirve ser el mejor de tu promoción, o que el centro donde trabajas cuente con mejor aparatología, si haces sentir a las mujeres como trozos de carne fecundada. Un beso amigas y ánimo a todas las que estéis pasando por esto. No estáis solas. Somos muchas y estamos juntas.

18 Respuestas

Última actividad por Jeanne, el 13 de Septiembre de 2019 a las 09:51
  • Jeanne
    Súper Novia Septiembre 2018 Sevilla
    Jeanne ·
    • Denunciar
    Ver mensaje citado

    Pero una cosa es esa y la otra es no tener tacto. Y en muchos casos es el mismo hospital el que tiene unos protocolos de muy mal gusto. He leído muchísimos testimonios en los que a las mujeres que van a parir un bebé sin vida se las coloca en habitaciones con otras parturientas a término, de modo que pueden oír llorar a otros bebés, ver caras de felicidad en las visitas, etc. Además, en muchas CCAA, esos partos no los atienden en el hospital público y los mandan a hacer a hospitales privados (aunque entra por la SS), algo que ya de por sí contribuye al sentirte apartada, como explica la chica en el post.

    • Responder
  • Màbel
    Novia Experta Septiembre 2016 Barcelona
    Màbel ·
    • Denunciar
    Ver mensaje citado
    Exacto, si los médicos se implicarán emocionalmente no podrían hacer bien su trabajo porque no serían objetivos, aunque entiendo que hay casos que les toca más la fibra que otros.
    Lo único que pido en situaciones complicadas es que sean respetuosos y que tengan un poco de tacto. A partir de ahí, más o menos simpático ya es indiferente. Por suerte en España hay grandes médicos, ahora que te toque el tonto del día, pues como en todas las profesiones.
    • Responder
  • Màbel
    Novia Experta Septiembre 2016 Barcelona
    Màbel ·
    • Denunciar
    Yo pasé por un aborto y me sabe fatal que te hayas sentido así. A mí me en el hospital me trataron con respeto y mucha amabilidad, me explicaron que no debía sentirme mal porque era algo que el cuerpo había hecho espontáneamente porque sabía que algo iba mal. Estuve varios días en casa expulsándo todo por mi misma, y para mí fue lo peor, por el hecho de que hasta que no acabas no puedes empezar a reponerte.
    Mi marido sufrió igual o más que yo, es lo que decimos, en etapas tempranas, lo que se pierde es la ilusión de todo lo que te has imaginado en cuanto sabes que estas embarazada.
    En cuanto a familia y amigos, lo dijimos sin tabús, no nos parecía que era algo que teníamos que esconder porque no habíamos hecho nada malo. La mayoría nos arropó como sabían o podían, porque en estas situaciones no se sabe qué decir. Lo que yo siempre digo es "permítete llorar si es lo que necesitas" igual que si no lo necesitas, también está bien, pero no hay que reprimir los sentimientos. Mucho ánimo a todas, y como han dicho hay muchas mujeres que pasan por un aborto aunque no nos los cuenten.

    • Responder
  • A
    Súper Novia Septiembre 2016 Valencia
    Alexandra ·
    • Denunciar
    Yo voy a explicar un par de cosas, que no espero que justifiquen a los médicos sino quizá de alguna manera darte otro punto de vista y que no tengas ese sentimiento.


    De lo que comentas, en la Facultad nos enseñan especialmente 2 cosas. La primera que voy a comentar es el hecho de que deje la decisión en tus manos y el consentimiento informado. Hasta ahora el papel del médico ha sido siempre "paternalista". Es decir, tu vas al médico y el decide por ti o te dice lo que tienes que hacer. Ese modelo ya no existe, en la facultad nos enseñan que es el paciente el que tiene el poder de decisión, que tu debes informarlo de todas las opciones pero nunca elegir por tu paciente o tomar la decisión tu si hay más de 1 salida. Es un cambio de modelo donde el paciente tiene el poder sobre su propia salud... Y hay muchísima gente acostumbrada al médico paternalista que no se adapta a esta nueva forma de hacer las cosas (yo incluida, y soy médico). Es un error dar el poder al paciente de decidir sobre su salud cuando no tiene los conocimientos? No lo se. La verdad no sabría responder. Pero hoy por hoy la autonomía del paciente es importante.
    Voy a la segunda cosa y quizá la más escabrosa... El "trato". Yo soy una persona completamente sentimentalista y empatica. En mis primeras prácticas me eché a llorar con la primera paciente. El médico me reprendió. Porqué? Porque me dijo que se merece el mismo trato mi paciente número 1 que mi paciente número 50 en ese día. Que si yo me implico con el primero y me pongo mal por su situación, luego voy al segundo así, y luego al tercero, y luego al cuarto...cuando llegue al 5to mi juicio ya no será correcto, ya no será ni profesional ni acertado, será solo emotivo. Y entonces que le espera a mi paciente número 50 si yo no soy capaz de poner distancia y hago del dolor de mi paciente, mi proprio dolor? Es casi una elección, entre "querer ser humano" y "ser un buen médico" a nivel técnico. Yo al saber esto mientras hagan bien su trabajo me preocupo poco por el trato. Porque somos humanos, también los médicos lo somos... Y es verdaderamente difícil pedirle a una persona que se implique emotivamente y que al mismo tiempo no se vea nublado su juicio profesional. Que hay personas capaces de hacerlo? Pocas. Créeme. Muy pocas. He conocido muchos médicos y puedo contar con los dedos de una mano los que son capaces de hacerlo.
    Como te decía, no pretendo justificar. Pero si explicar que a ese médico si que le importan sus pacientes. Y que precisamente porque todos merecen un trato adecuado y profesional están acostumbrados a no dejarse llevar por sus emociones. No eres un trozo de carne, nadie lo es. Lamento mucho que te sientas así, siempre lo he lamentado y procuro que mis pacientes se sientan cómodos. Pero reconozco que no pasar la raya y que no te afecte, es difícil. Espero que mis palabras calmen un poco tu corazón. Y que no sientas que a nadie le has importado, ya es difícil lo que has pasado y ya es difícil sentirse solo en la experiencia como para añadirle sentirse maltratado.
    Un abrazo.
    • Responder
  • Sara
    Súper Novia Septiembre 2014 Girona
    Sara ·
    • Denunciar
    El 30 de enero perdí a mi pollito estando de 7 semanas, poca poca gente me entendía salvo mi marido que había caído en una depresión tras haber perdido el bebé, por suerte mi gine tenía mucho tacto y me entendía porque ella también pasó por lo mismo pero la gente de la calle no lo entendía y lo único que escuchaba era.. Eres joven, a lo mejor venía mal y mejor así, eso no era nada.. Solo un garbanzo.... Etc pero el único que entendía mi tristeza era mi marido de hecho yo me hacía la fuerte para que él levante cabeza.. Somos muchas las que pasamos por esto, conozco a una chica que ha pasado por 8 abortos😥 ánimo a todas esas mujeres que pasan por esto, NO ESTÁIS SOLAS 🌈
    • Responder
  • Isthar
    Novia Máster Abril 2015 Madrid
    Isthar ·
    • Denunciar
    Ver mensaje citado
    Yo sigo pensando que en general, falta "ponerse en el lugar del otro", así de claro. Y más siendo una mujer la que te atiende, es algo que no me entra en la cabeza. Nosotros en ese momento estábamos tan mal que nos quedamos callados sin decir nada, y sí, mi marido también lo ha pasado mal, ha sufrido mucho por mí, por verme tan mal, y sobre todo ha sufrido porque también era su ilusión, lo que pasa es que, como ha comentado otra chica, parece que los hombres deben ser los fuertes y aguantar el chaparrón sin mostrar ni una lágrima. Pues he tenido más apoyo de mi marido que de otras personas, con conocimiento de causa aseguro que quienes peor lo han pasado conmigo han sido mi marido y mi madre, que se quedó en casa con nosotros porque yo estaba absolutamente sin fuerzas, era incapaz de hacer nada, ella y mi marido me sacaron del pozo en el que caí. Y me entendían, se ponían en mi lugar, comprendían mi dolor y me dejaban llorar porque sabían que era lo único que me desahogaba. Y digo esto porque me he encontrado con personas muy cercanas a las que parecía que verme llorar les molestaba. Que al día siguiente de mi aborto me decían que tenía que sobreponerme porque yo soy fuerte, y yo pensaba, ah, será entonces que no tengo derecho a llorar, si era lo único que me quedaba! En fin, en general, se necesita más comprensión y apoyo, porque me he dado cuenta que un aborto no parece ser "nada", y me da mucha rabia, porque no es "nada", es la pérdida de tu hijo, de tu ilusión, y aunque vuelva a quedarme embarazada y consiga tener otro hijo, yo nunca podré olvidar a mi estrella, porque sé que desde alguna parte me ha mandado las fuerzas que necesitaba. Me pasó algo no sé si decir curioso. Después de hacerme la biopsia corial, yo estaba muy preocupada si nuestro bebé tenía alguna enfermedad. No paraba de darle vueltas a la idea de que podía tener algo, y, aunque siempre tuvimos claro que si tenía algo no seguiríamos adelante, me sentía muy mal, muy egoísta, quien era yo para decidir sobre ella? Unas horas antes de que mi niña se fuera, le pedí perdón si teníamos que tomar esa decisión, y le dije que siempre la querría. Esto fue por la tarde, y por la noche se fue. Fuera casualidad o no, quiero pensar que ella sabía que la querría y que era lo más bonito que me ha pasado en la vida, y se fue sabiéndolo. No, mi niña no era "nada", nunca será "nada". Me ha enseñado a ser más fuerte, pase lo que pase en mi vida me ha hecho cambiar, y eso ya es mucho.
    • Responder
  • Lidya
    Súper Novia Julio 2017 Madrid
    Lidya ·
    • Denunciar
    Te paso mi escrito.
    Ahora ya son 3 abortos los que llevo a mis espaldas.

    Sí, HE SUFRIDO UN ABORTO ESPONTÁNEO.
    Al principio no sabía si contarlo. Luego me entraron las dudas de cómo enfocar un tema del que muchas veces nadie quiere hablar y se considera un “tema tabú”. Al final escribo esto tal cual me sale porque considero que es un tema que hay que normalizar en la sociedad y así ser más llevadero el proceso de duelo. Pasaré un mal rato mientras escribo éstas líneas porque duele... pero creo que es necesario hacerlo no solo por mí sino por las futuras mujeres que tengan la mala suerte de pasar por ello. El Domingo 7 de Abril perdí al que iba a ser mi primer hijo/a. Sí, se que hablar de hijo en etapas tan tempranas del embarazo es quizás decir mucho pero para tí es tu hijo, tu bebé, y desde el momento en que el test da positivo una ya imagina cosas. Piensas cómo va a cambiar tu vida con la llegada de tu bebé, cómo pintarás su habitación, qué cunita comprarás, incluso te planteas cambiar de coche porque claro ya cuando viajamos con nuestro perrito Peke vamos cargadísimos, y fijaos la tontería que incluso pensé cómo sería dar a luz en pleno Noviembre, un mes antes de las navidades, ya me veía yo mis primeras navidades con mi hijo/a. Y un sin fín de cosas. Me descargué una App para ir viendo cómo evolucionaba mi embarazo semana a semana, me despertaba cada día feliz y lo primero que hacía era tocarme la tripita y leer la App. Empecé a tener síntomas, muy poquitos gracias a Dios, solamente leve dolor y aumento en los pechos y mayor olfato. Todo iba sobre ruedas. Y con la ilusión que teníamos decidimos contárselo a todo el mundo cuando solo estaba de 3-4 semanitas. Fuimos a la primera Ecografía a la clínica Ruber Internacional de Madrid con mi ginecólogo Á.L, el mejor ginecólogo del mundo mundial. Salimos de allí súper contentos con nuestra primera Ecografía impresa en papel, no os imagináis la felicidad tan grande. Salimos de allí con una nueva cita para un mes después. Todo iba fenomenal hasta que hace unos días nos fuimos de escapada a Granada antes de pasar por Motril a recoger un reconocimiento para mi marido por el rescate que realizó de 12 inmigrantes en alta mar. Pero no llegamos a Motril. Empecé a sangrar marrón. Después ya rojo. Nos fuimos para urgencias y vimos el latido de nuestro bebé pero tenía bradicardia. Diagnóstico: amenaza de aborto. Nos quedamos helados, desencajados, salimos de allí sin saber qué decir ni qué pensar. Nadie nos había contado que ésto podía suceder y que de hecho es más común de lo que pensamos pero nadie habla de ello. La ginecóloga nos llegó a decir que de cada 5 partos atendidos en un día en el hospital 5 eran abortos espontáneos también, una burrada. Y amenazas de aborto muchísimas más. Sin pensarlo nos volvimos a Santa Pola y estuve con reposo absoluto y con la agonía 4 días más y sin parar de llorar. Dejé de tener síntomas de embarazo y yo como madre, SÍ MADRE, ya sabía qué estaba pasando, sabía que algo no iba bien, sabía que el corazón de mi bebé había dejado de latir y que en la próxima visita mi ginecólogo me haría expulsarlo y alomejor incluso un legrado. No hizo falta que llegase el día de la visita. Lo expulsé en mi casa, junto a mi marido. Fué una experiencia horrible, traumática y muy dolorosa. Las contracciones dolían pero lo que más duele es el alma. Sentí absolutamente todo el proceso. Ví a mi bebé salir de dentro de mí sin vida. Nadie me había contado que esas cosas pasaban y de una manera tan “de antiguamente” y en tu propia casa, sentada en tu water. Fué horrible. Nos fuimos para urgencias. Todo estaba limpio y no necesité legrado. Ahora es una simple regla. Quiero agradecer a mi ginecólogo Á.L del hospital Ruber Internacional de Madrid, siempre pendiente, siempre llamándome, tan profesional, tan humano, mi ginecólogo favorito. También agradecer al hospital Vithas de Alicante en concreto a la ginecóloga Alicia por ser tan maravillosa y comprensiva, mi ginecóloga para siempre en Alicante. Y por supuesto a mi marido Pascual, por ser tan estupendo, por estar siempre ahí y por aguantar y sufrir conmigo todo el proceso aunque al final no me haya comprado el bocata de jamón ibérico de bellota que me prometió hoy. Y agradecer a mis padres, mis suegros, mis cuñadas, mi hermana y toda la familia y amigas que han estado y me han apoyado. A nivel psicológico, físico, emocional, hormonal, la pérdida de tu bebé es horrible. Da igual de cuántas semanas estés. Da igual si no sabías aún el sexo. Da igual si no viste ni su carita. Era tu bebé. Sea como sea era tu bebé. Pero la gente no lo entiende. Ésto en la sociedad no se verbaliza, nadie lo cuenta, y de repente te encuentras con ello y no sabes por dónde tirar. Hay que empezar a normalizar éstas cosas y por eso me decidí a escribir y contar mi historia. Hay que hablar más de éstos temas y apoyar a esas mujeres, porque eran sus bebés, no eran fetos ni embriones. La tristeza, la rabia, la impotencia, el vacío y sobre todo el sentimiento de culpa son inevitables y también te preguntas porqué yo? Hay que verbalizar y empatizar porque ocurre más de lo que llegamos a imaginar. Ya no solo tienen que alienarse los astros para quedarte embarazada sino que te quedas embarazada y si todo va bien tendrás a tu bebé, no porque estés embarazada vas a tener a tu bebé no, solamente si todo va bien, porque pueden pasar miles de cosas. Palabras como “sois jóvenes” “ahora a buscarlo con más ganas” “todo llega” “estabas de muy poquito, eso no era nada” “alomejor venía mal y mejor así” pues no ayudan a la mujer, al contrario, esas cosas no se deben decir. Y todo eso viene por no verbalizar este tema como se debe y no darle la normalidad que merece. La gente no sabe qué decirte, no sabe cómo reaccionar y simplemente se curan en salud diciéndote “Ánimo”. Hay que empezar a apoyar a todas esas mujeres que como yo han pasado o pasarán por ésto, hay que hablarlo con normalidad, tiene que dejar de ser un tema tabú y así el proceso de duelo no será tan duro. Te ha pasado a tí y era tu hijo/a y es tu dolor y tu duelo pero NO ESTAS SOLA. No eres un intento fallido de ser madre, tú ya eras madre, aunque tus sueños e ilusiones se hayan esfumado de la noche a la mañana pronto vendrá tu bebé arcoíris. Es doloroso, nunca se olvida, vuelves a revivir todo y vuelves a llorar pero llega la aceptación y lo aceptas y vivirás toda tu vida con ello. Este escrito no es para alarmar ni para que penséis que os va a pasar, todo lo contrario, es para que sepáis que si os pasa no estáis solas, que se supera y se aprende a vivir con ello, que nos ha pasado a muchas y que hay que llorar con ganas unos días para luego tomar aire y venirnos arriba. El miedo siempre estará ahí hasta que tengamos a nuestro primer bebé en brazos. No nos avergoncemos de éstos temas, los abortos espontáneos están a la orden del día y si son tema tabú es por culpa de ésta sociedad porque todavía hay gente que culpabiliza a la mujer de éstas cosas y toda esa gente perdonarme la palabra es ignorante como yo lo era, porque los abortos espontáneos no se sabe porqué ocurren. El silencio no ayuda. Y no dar el lugar que se merece a ese bebé tampoco ayuda. Llegará la fecha en que tendría que haber nacido y seguirás acordándote. Por último quiero contar mi experiencia en el hospital IMED de Elche el cual no recomiendo para absolutamente nada. Fuí sobre las 11 de la noche, sangrando bastante, el ginecólogo de guardia estaba en su casa viendo la televisión (totalmente verídico) y no fué capaz de ir al hospital a verme, era una urgencia grave y él está de guardia y debió ir, yo estaba muy preocupada, ya no sabía si el corazón de mi bebé latía o no y tampoco sabía si me vendría una hemorragia más grave, tenía mucho miedo. Me mandaron para mi casa y me dijeron que volviese al día siguiente, así tal cual, y ese señor en su casa tan tranquilo. Por supuesto mi marido puso una reclamación y estamos valorando denunciar a ese “profesional” por llamarlo de alguna manera. No se dignó a ir al hospital a mirarme. Para eso pago seguro privado? Voy con amenaza de aborto, sangrando muchísimo y me mandan para mi casa. Incluso la médica que lo llamó por teléfono delante de mí no sabía qué decirme, al final tuvo que darme la razón. En definitiva y ya para acabar solo volver a repetir que el apoyo social en estos casos es muy importante y que si creéis que esto debe hacerse viral pido a mis contactos que lo compartan y que llegue muy lejos y animo a que todas aquellas mujeres que habéis pasado por ésto también contéis vuestra historia si queréis claro. Yo la he contado porque jamás piensas que algo así te puede pasar y te viene de repente y no sabes ni qué hacer y para dónde tirar y te encuentras sola y no sabes de qué va todo esto y después te das cuenta de que es más común de lo que creías como primeriza que eres. Y mi opinión es que hay que normalizarlo más y verbalizarlo más aunque suene ya pesado porque así ayudamos a todas las mujeres y también a toda esa gente que no sabe ni qué decirte cuando te pasa algo así. Muchas gracias por leerme, ahora toca recuperarse poco a poco y Te Amoooo neneeee!! #hastaelinfinitoymasallá #UDM #HospitalesRuber #draliciaesparza #VithasAlicante #Aborto #Abortoespontaneo #somosmujeresfuertes
    • Responder
  • Airun
    Súper Novia Abril 2015 Valencia
    Airun ·
    • Denunciar
    Siento mucho por lo que estás pasando, un aborto es muy duro, es verdad que es algo común pero hasta que no se vive nadie se imagina lo duro que es.


    Desde luego los médicos necesitan tener muchas más empatía, pq cuando pasa algo así no saben tratarlo de la manera adecuada. Para ellos es algo tan común que no piensan en el impacto que causa la noticia en la embarazada a la que le están diciendo que el hijo que lleva dentro ya no va a nacer. Y ya que los médicos tienen cero empatía, que menos que ofrecieran ayuda psicológica para aquellas mujeres que lo necesiten, no es un trance agradable y no todas lo vivimos igual.
    Te deseo lo mejor, un abrazo muy fuerte!

    • Responder
  • Lidya
    Súper Novia Julio 2017 Madrid
    Lidya ·
    • Denunciar
    Me ha pasado exactamente lo mismo que atí, exactamente, con la diferencia de que amí nunca me dieron pastillas ni me hicieron legrado. Yo he tenido 3 abortos!! Es demasiado duro!!
    • Responder
  • Novia_Cordoba
    Novia Curiosa Marzo 2013 Málaga
    Novia_Cordoba ·
    • Denunciar
    Ver mensaje citado
    Que triste Ishtar que haya personas tan poco profesionales tratando a otras personas en momentos tan delicados de la vida, en esas situaciones de desamparo, es lo que tú dices, un lo siento no cuesta nada. Yo he tratado situaciones muy duras en el trabajo (trabajo en un centro de psicología infantil) y jamás he tratado mal o con indiferencia a un padre o una madre preocupados, aunque a veces se haya vuelto en mi contra, he medido mis palabras para no herir más a las personas que están sufriendo. Tratar con dignidad a ese feto, que para vosotros como dices no era solo eso, dice mucho de tí, de tus valores. No me considero un ejemplo de nada ni mucho menos, pero hay que ser mal profesional y una basura como persona para tratar a unos padres rotos y desorientados así.
    • Responder
  • Novia_Cordoba
    Novia Curiosa Marzo 2013 Málaga
    Novia_Cordoba ·
    • Denunciar
    Ver mensaje citado

    El equipo médico es que también es fundamental. Si es de ahí también de donde partió mi rabia y mi dolor ayer. Mi marido me dice que si espero que los ginecólogos sean mis amigos. Desde luego que no. Ni encontrarme una tan empática como la tuya, porque creo que es muy difícil dar con alguien tan cercano. Pero como decía solo pido humanidad. Ayer fuí a la ginecóloga a primera hora y teniendo la consulta vacía (nadie esperando) me despachó en menos de 5 min. "Hola. ¿Ya no sangras?. Súbete ahí. Ok. Todo bien, nos vemos a la próxima. "¿Hola? Todo sin mirarme a los ojos, como si fuese un pedazo de carne a envasar en un cinta transportadora. Y yo intentándole contar que menos mal que había pasado todo, que había sentido miedo, mientras asentía con la cabeza sin dejar de mirar al ordenador. Sé que no es mi psicóloga pero al menos podía mostrar algo de interés por mi caso, preguntar cómo te encuentras anímicamente no cuesta nada. Además en persona yo no suelo hablar mucho, no le iba a contar mi vida. Pero no creo que nadie se merezca eso, y no es algo fortuito, todo el proceso ha sido así. Es muy triste creerse que lo profesional es mantener la distancia y dar el diagnóstico como un robot. Ojalá dé con un/una profesional que sepa que trata con personas. Seguiré buscando.

    • Responder
  • Novia_Cordoba
    Novia Curiosa Marzo 2013 Málaga
    Novia_Cordoba ·
    • Denunciar

    Gracias chicas, estoy leyendo los mensajes uno a uno y cada uno es como un abrazo, es no sentirte perdida, ver que hay más personas que están como tú. Ojalá en nuestro círculo de amigos se estilase más eso, que se quedase una tarde no solo para contar maravillas, hablar de viajes y recomendar series, si no para decir abiertamente me ha pasado esto y me encuentro mal, no tengo ganas de reirme ni tomar copas. He estado sangrando toda la noche. Y que nadie sienta pena ni se eche las manos a la cabeza. Que te digan vale, la vida sigue, y nos tienes contigo. Porque si algo te hace sentirte mal, sobre todo a mí, es no tener tiempo para recuperarte, tener que ser feliz obligatoriamente y demostrar que lo eres en todo momento. Tener que desaparecer porque si apareces en una comida o en una reunión tienes que ser la alegría de la huerta, no puedes estar atravesando un mal momento, no se nos permite. Gracias de corazón, no sabéis lo que me llena leeros, llevo leyendo este foro desde antes del embarazo y es muy bonito lo que se ha formado aquí.

    • Responder
  • Novia_Cordoba
    Novia Curiosa Marzo 2013 Málaga
    Novia_Cordoba ·
    • Denunciar
    Ver mensaje citado

    Gracias por tu mensaje, me ha reconfortado mucho leerlo, hoy estoy mejor pero la verdad hay que dejarlo salir, hay que llorar para poder dejar todo eso que nos duele atrás. Mi mensaje salió ayer después de varios días de encuentros con médicos, familia y amigos fingiendo que no pasa nada, que soy feliz, que a mi plin, que todos los cambios que ha sufrido mi cuerpo estos días son una minucia, y necesitaba sacarlo todo, dejar de fingir. Ya verás como te va a ir todo bien. Ser madre es algo que se espera de nosotras pero para lo que no nos prepararon, pero tenemos nuestro instinto, y eso va a hacer que vaya todo bien. Mucho ánimo y un abrazote enorme, el día de tu parto es tu día así que no tienes que elegir como sentirte sino dejarte llevar, reir, llorar, lo que te apetezca.

    • Responder
  • L
    Novia Curiosa Octubre 2016 Sevilla
    Lydia ·
    • Denunciar
    Hola , yo pase por un aborto en enero justamente el día de reyes algo que no olvidaré en mi vida.


    El trato desafortunado yo lo recibí por la gente porque para mi no es un tema tabú decir que he tenido un aborto porque no somos bichos rato y hay que darle visibilidad , cada vez que lo decía me decían lo típico uy pero si eso no es nada , anda ya no es para tanto , cuando tú sientes que tienes el alma rota.
    Del equipo médico no tengo queja ni en urgencias ni mi ginecóloga que incluso lloro conmigo y me dijo que jamas me sintiera culpable por algo así. También fue muy clara y me recomendó hacer un legrado y no tomar pastillas por todo lo que ello conlleva y creo que fue lo mejor.
    Si recuerdo las palabras de una señora en la sala de despertar cuando dijo que había tenido cinco niños y ningún aborto y la enfermera cuando vio que se me saltaron las lágrimas le dijo que se callara que no venía a cuento que contara eso.
    • Responder
  • M
    Novia Experta Junio 2013 Málaga
    Miriam ·
    • Denunciar
    Que bien escribes hija. 100% de acuerdo contigo. Y lo del marido...si sufren, pero no lo han sentido,no se les modifica el cuerpo con o sin bb. Y si creo que todas nos sentimos solas en algún momento. Yo lo peor que oi fue " es como un hueso de aceituna, q si lo plantas nace, y sino nada. Tu aun no tienes el árbol, es solo un hueso, 21 semana de embarazo " aun lo recuerdo y me duele. En fin que a veces es mejor el silencio que estos comentarios, de eres joven, tu disfruta, vendria mal....animo bonita, aqui estamos las veteranas para echar un cable
    • Responder
  • Isthar
    Novia Máster Abril 2015 Madrid
    Isthar ·
    • Denunciar
    Por desgracia somos muchas las que hemos sentido esa "frialdad" en el trato de los médicos con un aborto. Yo lo sufrí el 22 de junio, estando de 12 semanas, fue extraño. En el cribado del primer trimestre me salió riesgo alto de síndrome de down. Me hicieron una biopsia corial un miércoles y el viernes de madrugada mi niña se fue. No me dio tiempo a ver los resultados de la prueba con la ginecóloga, tuve el aborto tres días antes de la cita, y yo en ese momento no sabía que mi niña lo tenía. En las dos ecografías anteriores no salía ninguna "anomalía", nada raro, todo perfecto según parecía. Y sí, lo que tú dices, mientras todo va bien pues te tratan fenomenal, con cariño porque vas a ser mamá, porque llevas dentro a tu bebé. Es curioso que mientras estaba embarazada me echaron una bronca injusta por unas pastillas que se supone que no debía tomar porque según la ginecóloga eran perjudiciales en el embarazo (después consulté con mi doctora de cabecera y me tranquilizó, según ella cada ginecólogo tiene su criterio personal pero yo no estaba haciendo nada malo). Y en cambio cuando tuve el aborto espontáneo y me confirmaron que tenía síndrome de down le quitaron la importancia totalmente, es más, les dijimos que como había empezado el aborto en casa, teníamos allí al bebé, que no sabíamos que hacer, si llevarla al hospital o qué (en esos momentos te sientes tan desconcertada y perdida que no sabes para dónde tirar....). Y la ginecóloga de guardia que me vio va y me dice que "eso ya no vale para nada...", "No hace falta que lo traigas, venía mal y ya está". Y mi marido y yo, en shock por toda la situación, no supimos reaccionar. Eso era nuestra hija, nuestra ilusión, para ella era un feto sin valor, pero para nosotros lo era todo. Ojalá en algún momento esos "profesionales" se pusieran en nuestro lugar, por una vez, y quizá si cambiasen esas palabras vacías por un "lo siento", todo sería diferente.... El dolor seguiría, pero al menos no nos sentiríamos tan solas y desamparadas en esos tristes momentos, y al menos eso, ya sería un gran paso.
    • Responder
  • Elena
    Novia Curiosa Mayo 2018 Córdoba
    Elena ·
    • Denunciar
    Ni en mil años podría haberlo expresado como lo habéis hecho vosotras. Es así, tal cual. Yo he tenido dos abortos y me he encontrado de todo. Por suerte encontré una ginecóloga que es una maravilla y con mucha humanidad y eso ayuda mucho en esto que nos ha tocado vivir.
    En cuanto a la pareja estoy con May83. Imagino que depende de cada uno, en mi caso mi marido ha sufrido tanto como yo y sin embargo siempre ha intentado que yo estuviera lo mejor posible.
    Chicas, no estamos solas!! Un abrazo!
    • Responder
  • May83
    Novia VIP Octubre 2014 Navarra
    May83 ·
    • Denunciar
    Cariño no sabes cómo te entiendo, he pasado por ello 4 veces, a veces antes, otras más adelantado. La sensación de incomprensión y soledad es desgarradora.
    Creo que desgraciadamente es un tema aún "tabú" que la gente intenta tapar o maquillar y es muy bueno que nosotras hablemos alto y claro para que otras mujeres no se sientan tan solas.
    Yo tuve que ir a una psicóloga para superarlo porque el miedo que se apodera también en las sucesivas gestaciones es inevitable y de nuevo el entorno te hace pensar que estás loca, que no es para tanto. La perdida de un hijo (aunque tenga unas semana es tu hijo, son tus planes, ilusiones, es un proyecto de vida que se va injustamente y no lo puedes controlar) supone un trauma, lo mires por donde lo mires. Y este trauma acompañado de frases como: le pasa a mucha gente, eres joven ya tendrás otro, mujer legrada mujer embarazada, mejor que se vaya antes a que salga con malformaciones, yo he pasado por eso y no me ha pasado nada... Y burradas similares te hacen sentir que encima no tienes derecho a parar el mundo, que tienes que seguir con tu vida porque si no eres una cobarde. Pues no, el mundo se para, porque tú corazón se para porque tu hijo, literalmente, se ha parado. Punto.
    Y respecto a la pareja, créeme que sufren. En el primer aborto yo pensaba que estaba sola, como tú, porque él le quitaba importancia, creo que para animarme. Pero en el segundo le vi llorar como un niño pequeño, no pudo aguantar, no pudo ser el pilar que me sostenía, porque sintió la injusticia de ser incapaz de hacer nada. Y después del tercero, con la psicóloga lo supe: ellos también sufren mucho, por la perdida y por nosotras, pero esta sociedad les"obliga" a ser los fuertes. Si nosotras estamos solas imagínate ellos, que no tienen con quién hablarlo.
    Iba a responder en un post corto jajjaa. Y aquí estoy llorando de tristeza el día antes de dar a luz a mis mellizos. Porque siento mucho decirlo pero el vacío y la tristeza no se va nunca, solo se aprende a vivir con ello. Para eso, hay que trabajarse mucho. Extraña mezcla la que siento hoy. Qué bonito también.
    • Responder

Elegiste . Escribe un comentario y añade más detalles a tu elección 👇

×

Artículos relacionados